Wallace Clement Sabine

¿Porqué es importante la acústica en tu radio?

Siempre que pensamos en el sonido de nuestra radio nos vienen a la mente términos como procesadores de sonido, micrófonos, monitores, tarjetas de audio y una larga lista de equipos que sin duda son de suma importancia en el resultado final de la escucha.

Pero todos estos equipos no podrán cumplir su parte en la cadena del audio si la cabina de locución o el estudio de grabación no están debidamente insonorizados y acondicionados acústicamente para tener una escucha clara de la voz por ejemplo.

De esto les vamos a contar en esta sección del sitio, veremos técnicas para insonorizar o acondicionar nuestras salas o trucos sobre como sentarse frente a un micrófono y consideraciones generales para obtener ese sonido tan deseado por todos.

Así que a partir de este momento comenzaremos a aprender los principios fundamentales de la acústica y la manera de implementarlos.

Calculadora de RT

La acústica de la cabina donde están los locutores o la del estudio donde grabaremos las cuñas, micros etc etc es tan o mas importante que el equipamiento.
Con la siguiente herramienta podrás calcular fácilmente el RT-60 o TR de una sala, es decir el tiempo de reverberación. Te lo explicamos en el video. 

Calculadora RT-60

Como usar la calculadora

Ultimas entradas

¿De qué se trata?

Insonorizar un recinto supone aislarlo acústicamente del exterior, lo cual implica una doble dirección:

  1. Evitar que el sonido que producimos salga al exterior (evitar la contaminación acústica)

  2. Evitar que el ruido exterior penetre y distorsione el sonido de la sala.
    En esta entrada te explicamos claramente como insonorizar.

La finalidad de acondicionar acústicamente un determinado recinto (cerrado o al aire libre) es lograr que el sonido proveniente de una fuente o fuentes sea irradiado por igual en todas direcciones logrando un campo sonoro difuso ideal.

Esta uniformidad no siempre se consigue y la acústica arquitectónica, intenta aproximarse al máximo a este ideal a través de ciertas técnicas que aprovechan las cualidades de absorción , reflexión y difusión de los materiales constructivos (Que veremos en los siguientes puntos) de techos, paredes y suelos y de los objetos u otros elementos presentes en el recinto. De hecho, cosas tan aparentemente triviales como la colocación o eliminación de una moqueta, una cortina o un panel, son cruciales y pueden cambiar las condiciones acústicas de un recinto.

La principal herramienta con que cuentan los técnicos encargados del acondicionamiento acústico de un determinado local/lugar es conocer el tiempo de reverberación específico, que se calcula utilizando diversas fórmulas (Sabinne es el modelo más conocido). La reverberación debe calcularse y corregirse según el uso para el que se haya construido el local/lugar. Por ejemplo, no será necesaria la misma reverberación en un auditorio que en una sala de grabación. Podemos estimar el tiempo de reverberación óptimo en cada recinto atendiendo a su uso, volumen y tipo de música.

El tiempo de reverberación, para que sea útil, se ha de calcular en función de una determinada frecuencia, dado que depende del coeficiente de absorción de los materiales utilizados y este coeficiente depende a su vez de la frecuencia.

Las frecuencias de trabajo más utilizadas son 125, 250, 500, 1000, 2000 y 4000 Hz. De no especificarse la frecuencia, se toma por defecto la de 500 Hz, por ser la empleada por Sabine.

Dentro de los recintos cerrados, es fundamental conseguir un equilibrio adecuado entre el sonido directo y el campo sonoro reverberante. Por ello, un adecuado acondicionamiento acústico implica que las ondas reflejadas sean las menos posibles, por lo que desempeña un papel la capacidad de absorción de los materiales absorbentes que minimizarán la reverberación indeseada o ecos que pueden dificultar la ininteligibilidad de la comunicación sonora.

El tiempo de reverberación (TR) es un parámetro que se utiliza para cuantificar la reverberación de un determinado recinto. Se define como el tiempo que transcurre — hasta que decae a una determinada intensidad — las reflexiones de un sonido directo.

Habitualmente para medir el valor se considera que las reflexiones finalizan cuando la intensidad con la que se perciben es una millonésima de su valor original, lo que equivale a 60 dB. La medición se realiza emitiendo un ruido corto y seco en el recinto y registrando cómo evoluciona la intensidad con la que se percibe.

Te enseñamos a calcular el TR de una sala en esta entrada.